Pan y circo

El 6 de enero en el centro de la ciudad se realizó una rosca de reyes de 100 metros de largo que se repartió al pueblo quien ya estaba formado desde antes de las cuatro de la tarde, mas por la acción de recibir algo gratis que por una rebanada de pan, ahí permanecieron formados como estatuas por mas de una hora. Para el evento el gobierno llevó también tres animales de un circo, un elefante, un camello y un caballo que encerraron en unos corrales para que la gente los observara.

Aunque el evento era para celebrar a los reyes magos muchos al leer esto pensarán que también era una manifestación de símbolos que podrían leerse a simple vista y hacían una referencia directa a la milenaria frase romana “Panem et circenses”, “Pan y circo” lo que o era una burla muy obvia para el pueblo o una forma muy “mala” de hacer política. O tal vez, una moderna obra de teatro con tintes sarcásticos.

Al evento asistieron unas mil personas, el alcalde, el cardenal de la ciudad y todo el gabinete de la administración quienes repartieron las primeras rebanadas del gigantesco pan.

Empleados de una pasteleria haciendo la rosca

Personas formadas por mas de una hora para recibir su rebanada

La foto oficial

El primer muñeco de la rosca

La infante que encontró un muñeco en su rebanada junto a su abuelita.

´

Burócrata comiendo su rebanada

El camello,  ademas de este animal también llevaron un elefante y un caballo

Anuncios

Gigantes del Bicentenario

 

74 millones de pesos invirtió el Gobierno Federal en el espectáculo de marionetas gigantes de la Compañía Royal Deluxe, que originalmente fue planeado para ser presentado en la ciudad de México como parte de los festejos del Bicentenario, sin embargo a final de cuentas se opto por llevarlo a la ciudad de Guadalajara  para favorecer a la descentralizaron, esto según Alonso Lujambio, Secretario de Educación Publica (1);  aunque también circulan por internet otras teorías.

La escueta y pobre celebración de este Gobierno por la revolución Mexicana demuestra su indiferencia hacia el tema; al PAN no le interesa ni Pancho Villa ni sus pistolas y querían hacernoslo saber; querían demostrar que este es un gobierno con “clase y cultura” por eso nos trajeron desde Francia unas gigantes marionetas vestidas con motivos nacionalistas, un espectáculo que fue integrado por la fuerza a los festejos del Bicentenario,  que desquicio a la ciudad entera, mientras pasaba entre las calles con ritmos de new age, y que ante la poca capacidad de sorpresa de el publico actual solo llevándolo a gran escala puede ser rentable.

 Este espectáculo tal vez es uno de los mejores ejemplos sobre el pensamiento de Peter Sloterdijk quien escribe sabiamente en su libro “En el Mundo Interior del Capital”, que  las manifestaciones artísticas  actualmente se han enajenado  con la “expresión histérica” de los sentimientos, llevados hasta ese punto por las doctrinas neo liberales de consumo.

Nota: a continuación desgloso algunos links sobre otras opiniones de este evento:

________________

 

Diputados locales piden se realice la apertura de las playas de Tenacatita

Un grupo de afectados por el desalojo en la playa de Tenacatita, ocurrido el pasado agosto. Asistieron a una mesa de dialogo en la que participaron algunos diputados locales y un trabajador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, quienes exigieron al gobernador, la inmediata re apertura tanto de la playa, como de la carretera Federal, aunque reconoce el diputado Salvador Caro Cabrera que por el momento esto es lo único que se puede lograr ya que las acciones jurídicas podrían extenderse por años. Durante su discurso dijo que la actitud actual del gobierno es de provocación al no escuchar las necesidades de la ciudadanía y solo cuidar de los intereses de unos cuantos empresarios, y esto pudiera desatar un levantamiento.

Algunos funcionarios invitados no asistieron al evento, que tampoco fue escuchado por el gobernador pues se encontraba de viaje.

Previo a la sesión los presentes levantaron pancartas en señal de protesta frente a los medios de comunicación.